top of page

El Fruto Deseado

Actualizado: 11 jun 2022

El Fruto Deseado.


Juan 15, 5-8. 5 »Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. 6 El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman. 7 Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá. 8 Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos.


Primeramente debes ser consciente que el reino de Dios está dentro de ti. No debes buscarlo en ningún otro lugar más que dentro de ti. Eso no quiere decir que sea un reino como el que Dios quisiera, muchas personas están ausentes de este conocimiento y por tanto su armonía interna es algo completamente desconocido para ellas. Han existido reinos que han causado guerras, malestar, pobreza, destrucción, discordia, soledad, abandono, abuso, violencia y muerte. Así también han habido reinos donde todo es bien gestionado, donde reina la paz, la armonía y la prosperidad. Pues bien, así mismo sucede de una forma subjetiva con lo que gobierna dentro de ti, puede que reine la armonía si has dedicado tiempo y cuidado a como lo trabajas o puede que sea un completo caos y reine la discordia si es que estás aún ausente del poder que reina dentro de ti. Lucas 17:21, 21 No van a decir: “¡Mírenlo acá! ¡Mírenlo allá!” Dense cuenta de que el reino de Dios está entre [b(dentro de)] ustedes”. Independientemente de la idea que tengas de Dios y de dónde está o cómo es?. Debes enfocarte en sentirle y vivir su experiencia. 1 Corintios 3:16, “¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?” Nunca podrás verle pero si vivir en él, ¿entiendes la diferencia?...

Todo el que permanezca en él dará mucho fruto pero sin él no puede hacer nada, y a qué fruto se refiere este pasaje?, lo podemos enfocar de otro modo, cuál sería el resultado, logro o experiencia que deseas en una determinada área de tu vida? En quien desearías convertirte?. Ya sea en lo familiar, físico, económico, profesional, laboral, amor, salud, amigos. Todas estas áreas están cargadas de deseos, ¿verdad?, por tanto esos deseos hasta este momento son solo deseos pero cuando lo puedas sentir son los frutos que llenan la canasta de la felicidad. Eres y serás entonces una rama que da buenos frutos, sin el árbol no puede haber rama y sin la rama no puede haber frutos. La rama o esa persona en la que te conviertes es mucho más importante que el fruto mismo, pues el fruto se produce, se disfruta y desaparece, pero la rama dará más fruto. Un siervo tonto cortaria la rama para comerse el fruto, pero un siervo sabio corta el fruto y cuida que la rama permanezca unida al árbol, pues sabe que una rama no unida al arbol se echa al fuego. Es la representación de todo aquel que se aparta de Dios, todo aquel que pone su confianza en sus cinco sentidos y niega su dimensión interna es como la rama cortada de un árbol. Tu unión con Dios o con el poder que todo lo ha creado debe ser constante y fiel, pase lo que pase. Debes mantenerte en plena confianza y con la certeza de que tus deseos traerán sus frutos. No puedes servir a dos amos al mismo tiempo, no puedes ser arrastrado por la duda o el miedo de no ver tus deseos convertidos en realidad y al mismo tiempo esperar buen fruto. Debes permanecer en él, debes estar atado a la idea, pensamientos y sentimientos que se identifiquen con quien deseas ser, recuerda que quien deseas ser es el símbolo de la rama que da buenos frutos. Cuando identifiques mediante la decisión clara y precisa quién deseas ser, entonces podrás con el ojo de tus pensamientos ver los frutos que producirás. Decide con el más fuerte de tus deseos lo que quieres ser, cuando entiendas su mensaje y permanezcas en él puedes pedir lo que quieras y se te concederá. A través de lo que escuchas, piensas, sientes y dices refleja que eres esa rama que da buen fruto, mantén tu atención dirigida única y exclusivamente al sentimiento de ya haber producido los frutos deseados, vive como ya si ya lo fueras pues solo así puedes llevar tu reino interno a la armonía con el Espíritu de Dios que habita en ti. Demuestra pues que eres su discípulo y que guardas sus mandatos, cierra la puerta a lo que te espanta y refúgiate en su poder, imagina y siente todo lo bueno que él tiene para ti. Igual que hay amor y sustento entre la rama y el árbol así también entre ti y tu creador existe la unión que lleva a producir todo lo que él ha creado: amor, paz y abundancia en todo lo que desees!

Tu mentor, Noel.




6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Cristo en mi.

Nos parece tan simple y fácil entender esta frase, se nos enseñó a memorizar de diferentes formas que Cristo está o habita en mi. Con este y otros conceptos no bien entendidos, desde muy pequeños adop

Comments


bottom of page